jueves, 21 de enero de 2010

Zaragoza contará con dos nuevas infraestructuras que protegerán la ciudad de las avenidas del Ebro

21.1.2010.

 


En Aragón Liberal

Se trata de la construcción de una mota junto a la Ronda de Boltaña y un tanque de tormentas en el barrio de Vadorrey, que evitarán la inundación de la margen izquierda ante las crecidas del río

Zaragoza, miércoles, 20 de enero de 2010.- El Ayuntamiento de Zaragoza reforzará los puntos débiles de la ciudad ante las crecidas del Ebro con la construcción de dos infraestructuras que evitarán la inundación de la margen izquierda en avenidas con periodo de retorno de 500 años del río. Zaragoza cuenta con una buena seguridad frente a avenidas extraordinarias; las nuevas urbanizaciones próximas al río se han ejecutado a cotas cada vez más altas y las vías de margen realizadas en el Plan de Riberas proporcionan un resguardo calculado para avenidas con periodo de retorno cercano a los 500 años.

El Ayuntamiento de Zaragoza mantiene una atención constante sobre esta cuestión, actualizando los estudios sobre el comportamiento del cauce y comprobando los posibles puntos débiles a lo largo de las márgenes. Es en esta tarea en la que se van a realizar estas dos nuevas actuaciones.

A cargo del Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local (FEESL), con un presupuesto de 522.000 euros, se va a realizar la adecuación paisajística del Paseo de Ribera de Ranillas y su integración con zona urbana. Consiste en la continuación del Parque de Ribera al norte del meandro de Ranillas, con la conversión en zona ajardinada de 500 metros lineales junto al vial de la Ronda de Boltaña y la construcción de una mota de 70 centímetros de media. De esta forma, esta zona quedará resguardada como el resto de la ribera. Esta actuación se encuentra de fase de redacción del proyecto y tendrá una ejecución de 6 meses.

Tanque de tormentas

Por otro lado, se va a afrontar el riesgo de inundación relacionado con el sistema de alcantarillado, debido a la dificultad de evacuar el agua que puede presentarse en situaciones de avenida por grandes precipitaciones, filtraciones de agua provocadas por las crecidas, ascenso del nivel freático o posibles entradas de agua desde el río por los colectores.

Para este fin se va a construir en Vadorrey un tanque de tormentas en el que se recogerán las aguas pluviales de la margen izquierda de la ciudad cuando, en situaciones de avenida, el nivel del río impida el desagüe a través del alcantarillado. El agua que recogen los colectores será bombeada desde el tanque a la superficie, permitiendo que estos funcionen aun estando por debajo del nivel del agua en el cauce. La cuenca servida por el tanque es la comprendida entre la avenida de los Pirineos, autopista del Nordeste, río Gállego y río Ebro, con una superficie de 671 hectáreas.

Además, este tanque desempeña otra función en situaciones ordinarias: recoge la primera fracción de agua de lluvia, que arrastra consigo el polvo y la suciedad de las calles, y la bombea a la depuradora, evitando que vaya directamente al río. El resto del agua, más limpia, es almacenada en el depósito y bombeada al río de forma controlada para no rebasar la capacidad de los colectores.

El elemento principal del tanque de tormentas es un depósito de 9.360 metros cúbicos con una capacidad de bombeo de 1.500 litros por segundo. El presupuesto de ejecución de este proyecto es de 7.499.988 euros, a cargo de Fondos de Cohesión Europeos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario